jueves, 17 de julio de 2008

Ni hao Beijing! / Hola, apertura de este blog!. Un ensayo reflexivo sobre los Juegos Olímpicos Beijing 2008

Como este es mi primer escrito, en varios meses por razones internas e inactividad "autoforzada" pido disculpas de antemano por cualquier estupidez o incongruencia. empezar es lo más difícil para mí, pero continuar con lo que empiezo es todavía más arduo, casi imposible... combato inútilmente contra mi procastinación intrínseca, y mi personalidad irreverentemente indisciplinada... por eso quiero empezar escribiendo sobre personas extraordinarias, que se empujan hacia límites físicos y mentales insospechados y ahora, en estos tiempos, como la tecnología ayuda a expandir esos límites. Ah jajajaja y sin dejar de lado mi cháchara inconformista sobre lo que pasa en latinoamérica con respecto a esto. Disciplina (lo que me falta); deporte (lo que es completamente nulo en mi vida sedentaria); perseverancia (el ingrediente que busco) tres elementos que marcan la difusa línea entre los olvidados y recordados. Quiero hablar hoy sobre los deportistas que participarán en Agosto de este año en las olimpiadas en Beijing, 2008.

Después de un desastroso ciclo académico dada mi reticencia a entrar a clases y pensar que afuera aprendo más que adentro, cumplo mi segunda semana de vacaciones en un torbellino confuso de acontecimientos divertidos, o no. y hoy, como esta semana, rara vez salgo de mi casa debido a mis pocas ganas de hacer algo, a la pérdida de éstas, a la inapetencia provocada por la rutina que me enferma, y las ansias por buscar eso, dentro o fuera de mí, que me motive a seguir este largo camino que me llevara a mi meta loca de cambiar las cosas. estaba en esas, quejandome por mi idiotez, y me acuesto en el sofá de la casa, a hacer zapping, y en Discovery Channel, estaban presentando un documental en el cual mostraban a diversos atletas olímpicos, de China, Estados Unidos, Inglaterra y Australia respectivamente, en el arduo proceso de entrenamiento. Entonces me quedé maravillada de todos los sacrificios que tenían que hacer para llegar a su meta: entrenamientos de 6 horas diarias, poco o nulo espacio para el esparcimiento, y obviamente estar al margen de cualquier tipo de vicios, tales como alcohol, cigarrillo, o drogas (por Dios si yo dejara de fumar estaría de un humor de mierda! sí, sí ya sé, es perjudicial yo misma me lo vengo repitiendo, pero, demonios, no me da la reverenda gana). Estos atletas se juegan el todo por el todo porque para ellos (con edades entre 25 y 27 años) es su única oportunidad para brillar en este evento de corte mundial, y sin lugar a dudas, el más importante en lo que a deporte se refiere.

Hagamos reminisencia, para empezar, aclaro que esto no es una puta clase de historia, simplemente son acotaciones para ubicarnos en el tiempo y en el espacio y para contrastar las cosmovisiones y ver como ha "evolucionado" esta masa multifacética e irresoluble, llamada eufemísticamente, la raza humana. Honor, gloria, reconocimiento, tributo a los dioses, desplegamiento de habilidades deportivas. Esas eran las principales motivaciones de los antiguos atletas olímpicos, qué en la mejor de las fantasías femeninas del siglo XXI, los atletas medían sus fuerzas bañados en aceite, y los ganadores regresaban con su corona de laurel a sus respectivos pueblos, donde eran considerados reales héroes y, entre otras prebendas, se les removía la obligación de pagar tributos el resto de su vida (a ver si el fisco yankee hace eso con sus atletas dorados jajajaa) aunque al regreso actualmente los reconocidos atletas con la codiciada presea dorada, le son ofrecidos diversos beneficios, tales como bonos en efectivo, descuentos en todos lados, y a los que están en la real cima, jugosos contratos publicitarios por cortesía de este todo consumista, ansioso de adquirir más, y más si se trata de productos que llevan como estandarte la imagen perpetuada de los héroes olímpicos antiguos: los atletas de hoy. Tambien podemos contraponer la imagen presente/pasado con la presencia femenina actual: Si vivías en la grecia del siglo V y tenías un par de tetas, sorry, no podías ni asistir ni participar a este sublime evento. gracias al cielo, o a lo que quieras creer, estas costumbres han cambiado y tambien se enfrentan las fuerzas de el gen XX provenientes de todas partes del mundo, en todas las categorías deportivas.

Pero actualmente el deporte se combina con la biomecánica y la tecnología aplicada a la medicina moderna: los vertiginosos avances ayudan a incrementar el performance de los diversos atletas, desde análisis que miden el nivel de ácido láctico en la sangre, sensores aplicados en los músculos para detectar cuales son los claves a ejercitar para cada deporte, hasta cámaras que filman, a muchos cuadros por minuto, el desempeño en los entrenamientos. Éstos, combinados con con la voluntad del atleta y las modificaciones necesarias producto de los estudios medico-tecnológicos en en la rutina del entrenamiento, y ENCIMA sumado a las modernas infraestructuras deportivas dedicadas únicamente al entrenamiento de estos atletas, se crea en suma un contexto óptimo para el desarrollo de los titanes del tercer milenio. (Qué verguenza. Y yo que vivo al frente de un parque, no se me da ni por ir a trotar. o pasear a mi perro. hmm retiro lo dicho. no tengo un perro. Aunque quisiera.)

Con respecto a contextos óptimos para generar deportistas bandera, ahí les va la espina reflexiva. Perú es uno de los países con menos deportistas que van a Beijing, y por si fuera poco, los que van, varios han sido entrenados en el exterior, muestra del poco interés por fomentar el deporte y la falta de presupuesto dedicado a buscar y entrenar talentos que estoy SEGURÍSIMA pululan por ahí, esperando el contexto y el impulso. Muchos se quedan con la ilusión, lastimosamente. Esto es una pizca que demuestra que nuestras prioridades como sociedad civil (sip, el estado no solo tiene la culpa sino cada uno de nosotros en nuestro coma mental también la tiene, no se me hagan los idiotas ahora) estan realmente patas arriba. Dónde está el fruto de los impuestos cobrados? en qué invertimos el fondo estatal?. Estas preguntas son extensivas a rubros cruciales: Salud, educación, vivienda. Australia, con menos habitantes que nosotros, produce nadadores de escala mundial debido al ahínco y vehemencia de sus entrenadores y atletas, y con total apoyo financiero. Yo creo que la naturaleza humana es maleable, y cualquier cosa es posible, con el contexto e impulso adecuado, y sé que somos totalmente capaces de producir buenos deportistas, porque talento no falta. Y si me vienes con la excusa cojuda de ayyy somos latinoaméricanos, sudacas tercermundistas con el estigma de la estupidez, la corrupcion y el atraso, te van de a pelo algunos ejemplitos de otros países de este cono: Argentina lleva 138 atletas; Mexico, 82 ; Venezuela, 93 ; Colombia, 68. Ya pues. No nos quedemos en potencialidades.

Pero no todo es una mierda, aceptémoslo, si miramos de manera cultural este evento mundial, nos daremos cuenta que sin importar idioma, raza, religion, identidad, o sea lo que sea, hay constantes que a la mejor manera de tabula rasa, unifican la esencia de la naturaleza humana, haciendonos ver que a pesar de las diferencias, todos sangramos por la misma herida: La visión, las ganas de triunfar, sabiendo que todo tiene un costo, sacrificio, esfuerzo, dedicación, no importa si seas de los United, habites con canguros, o seas de la china o de la conchinchina, al ver
que es tu valentia y dedicación los que te llevan a la cima del reconocimento, no el color de tu piel, tu raza, tu sexo y hasta tu puto apellido! aspectos que deberían ser secundarios al momento de reconocer las características cualitativas de una persona. Y en este caso de un atleta.

Por último, insto a todos a ver estos juegos olímpicos, no solo por decir oww que chevere como se mueven, sino porque esos atletas que estan ahí, han llegado producto de muchos años una rutina que ni tú ni menos yo se aguantarían. todo únicamente alimentado con la voluntad de ganar y harta disciplina. Y ese motivo debería ser suficiente para ser reconocidos, aplaudidos y recordados por siempre. Esperemos que algún día nuestras prioridades se reformulen, siguiendo los ejemplos de vida que estos atletas dan. Y no me refiero a dejar de fumar, chupar o correr como condenado por un parque. Me refiero al hecho de exaltar valores tales como la dedicación, el puro y duro esfuerzo, la constancia, el no rendirse, el no conformarse, el arriesgar el todo por el todo, por llegar a esa meta, sin detenerse: la presea dorada, que significa que tu esfuerzo no fue en vano, que creer en algo si sirve. y si no llegaste a ello, la satisfacción de dar el 100% aunque hubieses preferido ganar, en vez del conformismo que gana en la mayoría de nosotros, que vivimos por vivir, sin querer trascender, sin querer iluminar, sin querer inspirar.

Pd: Me tomé 3 coca colas para escribir este ensayo....se puede tomar como dopaje redactor?

Y, sí Ross, puse cosmovisiones en vez de cosmología. Por fin.


3 comentarios:

bruno guerra dijo...

al menos en tu caso sí se podría tomar así

Angeles dijo...

Bien.... Intentaré ser tan lúcida como tu escrito!

Me parece interesante las reflexiones internas.

Pero yendo al punto. Sí pues. Lo importante de que nuestras prioridades se reformulen y en eso revaloremos (aprendamos eso... porque es un ejercicio duro y diario) lo realmente trascendente en la vida... léase: trascendamos las fronteras mentales, espejismos estúpidos!

que seamos un cáncer, eso me gusta!

p.d.- hoy no estoy lúcida...

Andrea Llinás Vahos dijo...

jajaj me alegra que pienses que es lùcido dado que utilizè la poca cordura que me queda en mi cabecita loca